Estrategia de
diferenciación.

¿Por qué el diseño estratégico es el impulso y la diferenciación que necesitan empresas y marcas?


Porque apostar por el diseño estratégico para diferenciarse es unir creatividad y visión empresarial para generar soluciones realmente innovadoras. Es alinear los objetivos de negocio con los objetivos de marca y comunicar las ventajas competitivas de forma más efectiva y sostenible.

Llevamos tiempo escuchando que “el valor de una marca es su capacidad de adaptación al entorno”, que “la supervivencia no consiste en ser el más fuerte, sino en ser el más adaptable”, pero y si el objetivo no tuviera que ser exclusivamente adaptarse al cambio, sino, ser el cambio. En lugar de copiar la estrategia que le ha funcionado a otra empresa, ¿por qué no intentar ser la referencia a imitar y escribir nuestro propio futuro?
Llegar primero es llegar dos veces y liderar en un entorno de cambio permanente va de estrategia, de diseño y de diferenciación.

Y esto te será mucho más sencillo, si logras diferenciar y construir una marca relevante para tu cliente frente a tu competencia. ¿Y cómo lograr ser relevante? Conectando y cubriendo las necesidades y los deseos de tu público. Y es que el paso por la pandemia nos ha hecho ver que los parámetros económicos, sociales y culturales están más unidos y más presentes que nunca en la elección que hacemos de las marcas, por lo que conviene pensar hacia dónde queremos ir como marca.

La clave diferenciadora entre empresas y marcas está en la creatividad, así que empezar diferenciándose a través de la innovación del diseño y después, utilizar las acciones y analítica del marketing digital para llegar más lejos, tiene mucho sentido porque sin datos objetivos es difícil tomar buenas decisiones.

Single Image

Pero si el éxito solo consistiera en analizar datos y aplicar estrategias digitales estandarizadas, el mundo sería demasiado predecible, no crees?

La innovación y la creatividad nos seducen a todos por sí solas, de hecho, en la mayoría de ocasiones, las marcas nos atraen por su diseño y nos convencen por sus cualidades. Apple, Mercedes, Disney, Tesla, Sony o YouTube, entre otras muchas, comparten este principio y están en el top 10 de marcas más queridas de 2022, según el informe de MBLM, basado en el análisis de 600 marcas globales de 19 industrias diferentes. Por lo que sin duda, no hace falta, es hackear la mente de nadie y aprovechar los sesgos cognitivos para manipular el comportamiento, este tipo de acciones ya son irrelevantes en un mundo post-pandemia.

Detrás de cada decisión de diseño, hay un plan estratégico para alcanzar los objetivos del negocio, por eso, el diseño como eje estratégico y de transformación, debe ser incorporado en todos los departamentos de la empresa, como parte del desarrollo de la Cultura interna, porque mejora la implicación y motivación del personal interno y estos a su vez, son esenciales para identificar las oportunidades del entorno y anticiparse a las necesidades de los clientes, porque tratan con ellos a diario, haciendo de la propia marca, su principal ventaja competitiva. La creatividad inspira y atrae a las personas, porque no todo son algoritmos, seamos un poco más human-centric.

Diferenciarse a través de atributos de producto o calidad de servicio también es innovar a través del diseño, si forma parte de la estrategia definida y las transformaciones están centradas en las personas.

Por eso, no es de extrañar que los informes de McKinsey, suelan indicar que las empresas que destacan en diseño, crecen a un ritmo casi dos veces superior al de sus homólogas del sector, porque conocen la importancia de centrarse en el usuario, creando una experiencia de cliente completa, eliminando las barreras entre el diseño físico, digital y de servicios.

Y es que el diseño es investigación, es estrategia, es afrontar los problemas de forma diferente, es responder con soluciones innovadoras a los desafíos y oportunidades, alineando todos los elementos de una empresa, con las necesidades de sus clientes. Y eso no implica ni subjetividad en la toma de decisiones, ni que no nos interese el ROI, al contrario, forma parte de nuestros objetivos de negocio y a su vez, de los de marca.

Diferenciarse es la clave y conectar con tu público una consecuencia de haberlo conseguido.
Single Image

En la actualidad vemos a muchas empresas amparadas en códigos de buenas prácticas, pero todas con una imagen muy similar, la misma forma de comunicar y la misma identidad verbal, “no hay diferenciación entre ellas”, nada que nos haga decantarnos por una entre las demás.

Hay que diferenciarse, pero no de cualquier modo, no es una cuestión exclusivamente estética, se trata de ir más allá, de dejar huella a través del propósito de la marca, para reflejar su verdadera esencia y conectar con su público objetivo, diferenciándola con una propuesta de valor única, que combine los objetivos de negocio, con soluciones creativas.

Con un modelo de negocio basado en la razón de ser de la marca, se pone al usuario en el centro de todo, resolviendo sus necesidades con una narrativa que transmite los valores y beneficios de la marca de forma clara y diferencial, teniendo además, un impacto perdurable y positivo en el mundo.

Si desarrollamos nuestra Plataforma de Marca, bajo estos conceptos y nos basamos en ellos para definir el Territorio Competitivo que queremos ocupar, una Identidad de Marca diferencial y posteriormente, la activación y experiencia de Marca, sin lugar a dudas, nos ayudará a tener una posición competitiva en el mercado.







Single Image

De todos estos datos, extraemos varias conclusiones: hay mucho ruido, mucha competencia y todos necesitamos generar atracción hacia nuestros servicios y productos.

Por lo tanto, la comunicación que hacemos de nuestra marca o negocio, tiene que ser diferente, porque si comunicamos igual que todo el mundo, la información se pierde entre tanto ruido. Encontrar un punto diferencial que aporte valor en este momento, es clave.

Desing Thinking + Human-Centered Design, involucrando a los usuarios desde el principio.
Single Image


Como hemos visto, cada día es más difícil atraer la atención de los usuarios y esto es algo que tenemos que tener muy en cuenta a la hora de desarrollar nuestros productos o servicios.

Pero lo cierto, es que el diseño se basa en una comprensión clara de los usuarios, por eso aquí cobra un papel muy importante, tanto la metodología Design Thinking, como el Human-Centered Design. Ambas son métodologías para generar ideas innovadoras utilizando la forma en la que piensan los diseñadores, empatizando y con una comprensión mucho más profunda de los problemas y necesidades de los usuarios.

Implementar las metodologías Desing Thinking y Human-Centered Design, significa poner a las personas en el centro del desarrollo de las soluciones. Involucrar a los usuarios desde el principio ofrece numerosas ventajas tanto para ellos, como para la empresa y genera una relación más cercana, centrada en encontrar soluciones reales para las personas.

Un proceso en el que diseño y negocio se complementan respectivamente, construyendo marcas relevantes para los clientes.

A todos nos gusta lo auténtico, ¡creemos marcas auténticas!

Single Image
Marcas que crecen con una estrategia basada en la diferenciación.
Single Image


Un bucle de crecimiento es un plan estratégico de expansión para una empresa o marca, en el que la salida se reinvierte en la entrada, repitiéndose el ciclo indefinidamente como un sistema automatizado.

Desarrollar un bucle de crecimiento por diferenciación es beneficioso para aumentar el alcance de clientes potenciales y ventas, que a su vez se reinvierten en campañas digitales que generan más visibilidad a la marca. Es una herramienta circular que no deja de generar tráfico de forma infinita y de autoalimentarse.

La combinación del bucle de crecimiento con embudos como el de Inbound Marketing, puede dar muy buenos resultados, ya que a través de la estrategia de contenidos, los clientes existentes comprometidos pueden ayudar a hacer llegar a nuevos clientes. Esto nos permite ver el crecimiento desde una perspectiva estratégica a lo largo del tiempo. A veces, no se trata de hacer más, sino de hacerlo mejor.



Single Image
Combinar diseño estratégico y marketing digital, es un win win para usuarios y marcas.
Single Image

Y es que saber analizar y tomar decisiones basadas en datos, aprovechando el poder de las tecnologías de análisis de datos, es clave para que una empresa sea competitiva.

El diseño estratégico, como hemos visto, te ayuda a diferenciarte de tus competidores, saliendo de los estereotipos y el marketing digital a obtener visibilidad y el impacto que necesitas con estrategias digitales personalizadas, pero estas estrategias deben de alimentarse con datos medibles.


Esta combinación de disciplinas nos proporciona la ventaja de comprender a fondo el contexto y las oportunidades para reaccionar con los procesos estratégicos y creativos que mejor se adapten al potencial de las marcas.

En el marketing digital, todas las acciones se pueden medir y por tanto, tomar decisiones basadas en datos, comprobando que todas nuestras estrategias o tácticas, que son 2 cosas distintas, están contribuyendo a la consecución de nuestros objetivos.

La analítica es una parte esencial en un negocio online.
Single Image


Gracias a ella, obtenemos la información para la toma de decisiones estratégicas, podemos realizar mejoras tácticas en tiempo real y reenfocamos en lo que realmente interesa a los consumidores.

La analítica nos ayuda a localizar y a enfocarnos en los insights del consumidor, comprendiendo sus preocupaciones y necesidades. Conocer y entender estos datos, es la base donde se apoya todo el desarrollo de los proyectos. Y en definitiva, nos ayuda de forma estratégica a saber cómo y qué comunicar para crear una marca diferencial.

Realizar una auditoría técnica SEO, analizando todos los parámetros técnicos de la web, nos ayuda a aumentar la visibilidad y aumentar el tráfico orgánico. Apostar por el posicionamiento orgánico es una gran opción, porque atrae mucho tráfico e implica bastante conversión a medio/largo plazo, con un coste de adquisición que puede resultar muy rentable.

Como hemos visto, el diseño sueña en grande, es un motor para la innovación, crea valor e impacta positivamente en la sociedad. La transformación impulsada por el diseño, pone a las personas en el centro y tiene la capacidad de ayudar a las empresas a mejorar y superar las expectativas de sus clientes. Así que ¡unamos creatividad y analítica, para crear marcas apasionantes y las experiencias de comunicación más relevantes!



J.C. Vélez
Strategic Design Leader en Creim

Si te ha gustado este artículo

y quieres disfrutar de más contenido que te resulte interesante, suscríbete a nuestra newsletter. Te esperamos!